loading...
   
 
  El danzón en México
 
El danzón en México


El danzón llegó a México por Veracruz y la península de Yucatán tan pronto las partituras llegaron al puerto de Veracruz a través de los barcos mercantes, empezaron a formarse danzoneras que ejecutaban el danzón con un muy peculiar estilo veracruzano. Entre las danzoneras que empezaron a destacar podemos nombrar a la de Severiano y Albertíco, a la de los Chinos Ramírez, la Danzonera Pazos y la Banda de Marina del Puerto dirigida por Camerino Vásquez y Luis Cardona Rojas, quienes instauraron la costumbre de tocar danzón en el zócalo dos veces por semana, costumbre, que se volvió tradición y se conserva hasta nuestros días.
 La danzonera aumentó paulatinamente su dotación instrumental incorporando, en la sección de maderas: saxofones altos, saxofones tenores y, en forma muy destacada, el saxofón barítono, sin menoscabo de emplear, ocasionalmente, el sax soprano; en los metales, se aumenta el número de trompetas y trombones y se sustituye el bombardino por el figle, actualmente en desuso. Persisten violines y el contrabajo, asimismo, las percusiones básicas de los timbales y el güiro que se complementan de ordinario con claves. 
De Veracruz el danzón emigró a la ciudad de México donde ha evolucionado a lo largo de los años, manteniéndose vigente y en el gusto popular, alimentando la historia cultural de México con salones como el Salón México, o los ya tradicionales Salón Colonia, Los Ángeles o el California.
El salón México es sin lugar a dudas uno de los lugares más característicos y conocidos dentro de la historia del danzón, abrió sus puertas el día 20 de abril de 1920, tenía una sala de espejos y tres pistas de baile cada una clasificada según la clase social de quienes la utilizaban: 
³Mantequilla: la clase social más alta
³Manteca: La clase media
³Sebo: la clase más baja

Un dato curioso del salón México, dentro había un señor que por 20 centavos rociaba perfume “francés” sobre la pareja motivo por el cual se conoce la frase popular de “te echaste todo el veinte”

Otro lugar importante en la historia del danzón es el barrio de “la guaca” lugar en donde surgió el dicho popular: “el buen danzón se baila sobre un ladrillo”, frase que se dio debido a los concursos de danzón en los cuales la pareja ganadora recibía como premio un corte de tela para la mujer, con el cual ella confeccionaba un vestido para estrenar la próxima vez que saliera a bailar, y para el caballero un cajón de cerveza sobre el cual la pareja ganadora, después de terminar con la mencionada bebida, volteaba el cajón de 60 x 60 y bailaba un danzón demostrando así que eran los mejores y alardeando de su triunfo, fue aquí también donde nació la tan conocida frase  de: Hey familia, danzón dedicado a..."


 
  Hoy habia 39 visitantes (128 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! No aceptes imitaciones  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=